Papagayo



El otro día en una noche con mis amigos en casa, yo estaba exponiendo una de las múltiples ideas que se me cruzan por la cabeza todo el tiempo: Si yo fuera un animal, sería un papagayo.
No me pregunten de donde provienen mis grandes máximas porque en realidad no tengo idea.
¿Por qué un papagayo? Mi percepción de mi misma es esta:  Cuando ves una de estas zarpadas aves exóticas entiendes que es algo hermoso, incomprensible, lleno de color y alegría pero igual no te acercas, no vaya ser que se ponga loca y te de con el pico.
Demasiado.
Un papagayo es demasiado. Demasiado color, demasiado ruido, demasiadas plumas. Alto bardo.
Y bueno, uno es lo que es y no lo que quisiera ser. A mi me gustaría ser suave y etéreo como un bambi. Elle Faning sería un bambi. O misteriosa, mística y ancestral como un jaguar de la selva maya. Pero no. Soy un papagayo. El camino de la felicidad es el de la aceptación.







Vestido- MIXXO / Zapatillas- Converse All Stars / Alexa Bag- Peak&Park / 
Pañuelo- TodoModa

No hay comentarios:

Publicar un comentario